La oposición está comenzando a reconocer su incómoda realidad

Opinión: 30/03/2016

La oposición está comenzando a reconocer su incómoda realidad

Autor: Nicaragua905

Erick Ruiz José

Lo que está tratando de hacer Wilfredo Navarro es totalmente comprensible; con la creación de un nuevo partido político de oposición se alista para competir en cualquier tipo de elección lejos de los “líderes” que han empujado al abismo a todos sus correligionarios; despojándolos de su deber de aportar al progreso.

Ha quedado más que comprobado que la oposición de Nicaragua no es más que solo ese título que necesariamente debería ser productivo para la democracia. En cambio, en nuestra nación impera en ellos la soberbia y la saña; he ahí la urgencia de crearse nuevas opciones que los pongan en la acera del país; y no en un bando que dista demasiado de la crítica constructiva.

Hemos relatado tantas veces cómo en la Asamblea Nacional votan EN CONTRA de leyes que el pueblo exige. Lo hicieron hace varios meses contra financiamientos internacionales para la construcción de importantes carreteras, lo hicieron contra el Gran Canal Interoceánico, lo hicieron para la elección de nuevas magistradas para el Poder Electoral.

Todos los sectores han decidido dejar de ponerles atención, considerando que si se tratase de políticos conscientes, estarían a favor del progreso y luego medirse en elecciones en suma paz, orden y respeto; apostando a que la economía debe levantarse por el bien de todos, de los ricos, de los pobres y sobre todo, de ellos mismos. Pero han sido infructuosos los llamados a la cordura.

Bien lo dice César Zamora, empresario del sector energético: “En Nicaragua no se conocía una oposición tan falta de compromisos, vacía de sustancia… En los últimos cien años, Nicaragua no había tenido una oposición tan falta de carácter”.

En declaraciones a un medio precisamente de oposición, Zamora señaló que en el mundo empresarial en el que se “mueve” se ha quedado “asustado” de cómo está desapareciendo el apoyo a la oposición, al punto que cree que muchos votarán por el Sandinismo en noviembre próximo.

ENCUESTAS LAPIDARIAS

Moisés Absalón Pastora, publicado en otro medio opositor, mantiene que “la primera encuesta electoral de M&R en 2016, es simplemente ‘lapidaria’ para eso que se hace llamar oposición”.

En su artículo “Una oposición ensoberbecida”; relata: “La ‘oposición’ lejos de cuestionar los resultados de M&R – que igual podrían ser los de CID/Gallup o de Borge y Asociados – debería conducirlos a escuchar las voces que señalan desde hace mucho tiempo el porqué de su casi extinción. No logran entender que en su situación nadie sobra y que hasta el más pequeño les es importante; que nadie les asimila el cuentecito de que cada isla en su archipiélago representa la unidad sobre la que se empinan”.

El periodista de historial liberal insiste en que “nuestra ‘oposición’ debe escupir el veneno que la mata”. Para comprender que “valientemente hablan frente a las cámaras y después se van a sus casas o a los más elegantes restaurantes dejando atrás la organización y el pastoreo del rebaño y así nunca jamás”.

La encuesta de la que habla Pastora ubicó al FSLN como la única opción para el electorado nicaragüense con más del 65.4 % de preferencia; muy encima del conjunto de opositores con un piso del 5.5 % y un techo del 37.7 %.

MEJOR APUESTAN POR LA INDEPENDENCIA

Entonces se llega al caso de Wilfredo Navarro; excandidato a la Alcaldía de Managua en 2000.

En declaraciones a la prensa, el actual diputado ha asegurado que no está interesado en ver al pasado y repetir errores que redujeron a la nada a otros “correligionarios” que terminaron en “siglas sin norte” y sin propuestas.

“Hoy nosotros deseamos ser el factor de atracción de todos esos vigores dispersos desde los cuales logremos la reunificación de la familia liberal”; sostiene.

El legislador, expulsado del PLC por apoyar proyectos de ley de relevancia para el país desde su curul en el parlamento, ha entendido que la oposición debe cambiar de cara y aportar al país.

Reconoce que los nicaragüenses están cansados de tantas confrontaciones y rencores y que desean que cada obra sea para todos; por el bien de sus hijos. Y precisamente, eso es a lo que Navarro dice atenerse para que su Movimiento Liberal Constitucionalista Independiente expele respeto y armonía; y para que cuando toque oponerse sea con debates útiles y no verborreas.

Reconocen, por ende, su incómoda realidad; que el país no puede seguir tropezando con las mismas piedras.