Un sueño está por cumplirse

Opinión: 21/04/2016

Un sueño está por cumplirse

Autor: Nicaragua905

Rev. Miguel Ángel Casco

Algunos meses atrás un anciano pastor de gran trayectoria en las iglesias evangélicas de Nicaragua tuvo un sueño en el que la figura principal era el Rev. Saturnino Cerrato. Ahora que se escuchan lamentos de huérfanos en el campamento de la Coalición PLI y que deberán de tomar nuevas definiciones y buscar o inventar nuevas estrategias, quiero comentarlo. He aquí el sueño: “Miré en el sueño- dice el anciano pastor- a un grupo de personas que iban en una comparsa en un camino de tierra con cercas de alambre a los lados, entre ellos iba danzando el Rev. Saturnino Cerrato, vestido de guayabera blanca. Delante de la comparsa iban dos cerdos blancos, uno grande y hermoso y el otro pequeño. El hermano Cerrato reclamaba que le dieran el más grande; varios de los que le acompañaban le decían: “el grande es imposible, pero si quieres el más pequeño debes de correr con otros y el que lo agarre esa será su dueño”. El hermano Cerrato- dice el anciano pastor- decidió correr por el más pequeño, pero el cerdito corría más rápido que el, después de un tiempo, el cerdo se cruzó la cerca y el hermano Cerrato que iba detrás no se fijó y quedó colgado de la camisa en la cerca de alambre, mientras el cerdo blanco se alejaba y la gente de la comparsa se reía al ver al hermano Cerrado buscando como destrabarse de las púas de alambre” hasta aquí la narración del sueño.

Seguramente que como todo texto o acontecimiento tiene diversas interpretaciones, este sueño igual puede tener varias interpretaciones. Yo compartiré una, la que a mi criterio y de conformidad a los hechos y circunstancias, es la más acertada.

El hermano Cerrato otrora líder de las Asambleas de Dios, después de estar en el pináculo del templo decidió lanzarse a tierra, para echar suerte en la arena política integrándose en la Coalición del PLI. Me imagino que su mayor oferta y carta de presentación que el frota al interior de la alianza como una lámpara mágica para que salga el genio, es que él tiene influencia en las iglesias evangélicas por lo que puede arrastrar a la casilla del PLI miles de votos de los evangélicos y que por ende él debe ser el candidato a la Presidencia o Vicepresidencia de dicha alianza. La comparsa del PLI como en el sueño del anciano pastor se ríe de sus aspiraciones y sin reparos han dicho que “un evangélico no puede ser candidato a la Presidencia o Vicepresidencia de dicha alianza”. Sin embargo y aun en contra de orientaciones superiores del PLI se inscribió oficialmente como precandidato a la presidencia, mientras los jefes de la comparsa encendían candelitas blancas y rosadas a las huestes del espacio, para que convencieran al anciano Gadea a que aceptara ser el candidato a la Presidencia, acción que claramente evidenciaba que a Cerrato no lo toman en cuenta, no aparece en el radar de del PLI. Me imagino que algunos acólitos del hermano Cerrato rezaban para que el anciano Gadea no aceptara la dominación. Es así que cuando don Fabio no acepta ser el candidato de una alianza política sin esperanza de nada, se vivieron momentos de alegría en el campamento del hermano Cerrato, porque para ellos esa era la gran oportunidad , el gran momento para ascender a la candidatura presidencial, alegría que duro pocos minutos, porque los jefes de la comparsa estaban frotando por su lado la lámpara de Aladino para buscar a otro candidato, porque para la dirigencia del PLI el precandidato Cerrato solo está inscrito en el papel, pero no aparece en sus radares políticos. Asunto que fue confirmado en una encuesta online del Diario La Prensa en la que tomó como referencia a seis aspirantes a ocupar la Presidencia de la República. En dicha encuesta el reverendo Saturnino Cerrato quedó en la quinta posición con 4.9 por ciento, superando nada más a la señora Wendy Puerto, quien obtuvo solamente el 1.4 por ciento.

Según el sueño del anciano pastor es posible que al hermano Cerrato le propongan correr a la vice presidencia, pero dentro de una estrategia amarrada, sin ninguna posibilidad de ganar. Y cuando ese episodio se dé ya se habrán elegido a los candidatos a diputados en las posiciones “ganadoras” entonces el hermano Cerrato quedaría guindado de la púa de alambre, mientras los de la comparsa se reirán de él, para luego ofrecerle una candidatura de consuelo a diputado nacional o al PARLACEN . En declaraciones publicadas en el diario La Prensa el 13/04/16 el hermano Cerrato afirma: “Yo veo que mi precandidatura es ignorada. Pero aunque se siente ignorado en sus ambiciones políticas a lo interno de la Coalición, continuará hasta donde lo toleren en esa alianza.” Dicha afirmación pone en evidencia que el sueño del anciano pastor está por cumplirse.

Al margen del sueño y en términos prácticos y reales, el hermano Cerrato en ese escenario político tal como él lo siente es ignorado, pero además no representa ni a las Asambleas de Dios, menos al resto de las iglesias evangélicas de Nicaragua. La mayoría de los evangélicos nicaragüenses en términos religiosos y doctrinarios mantiene respeto y sujeción a sus dirigencias denominacionales y pastorales, pero no así en términos sociales y políticos. Cada evangélico como ciudadano de este país en términos políticos es autónomo y por sobre todo es un ciudadano evangélico que ha venido despertando y desarrollando una conciencia social acorde con el bien común, con la visión solidaria del Evangelio, con el amor hacia el prójimo. En tal sentido los evangélicos tenemos ojos para ver los grandes avances sociales que el gobierno del Presidente Daniel ha venido impulsando en el campo y las ciudades en pro de las grandes mayorías y sin acepción de personas. Existe además un sentir generalizado incluyendo ministros de otras religiones que sienten el testimonio que el Presidente Daniel es el hombre temeroso de Dios a quien le corresponde presidir a la nación en estos tiempos. En consecuencia mi pronóstico para las próximas elecciones – las que serán limpias y transparentes- es que de cada diez evangélicos que voten, siete lo harán por el Presidente Daniel y tres por otros partidos.