Doctores en redes sociales y expertos en inventar caos

Opinión: 29/04/2016

Doctores en redes sociales y expertos en inventar caos

Autor: Nicaragua905

Erick Ruiz José

No se puede tapar que existe una “clase social” en Nicaragua destinada –históricamente– a esparcir una “histeria colectiva” que nace de sus anheladas pretensiones de regresar al poder.

Al parecer sus cuentas bancarias sufren de demasiada holgura y es imperativo para sus arcas el volver a llenarlas.

Desesperados por el sentir de la población, estado de emergencia para ellos que en encuesta tras encuesta salen reprobados, han hecho de las redes sociales una herramienta que pretendían dominar hasta que la juventud nicaragüense decidió hacerles frente.

Es el hoy y su misión es atacar cada trozo de información que medios de comunicación publican. El acontecer, para ellos, es un instante de pasión que aprovechan para atacar a mansalva para “vender” la pintura falsa de la Mona Lisa; en marcos tan débiles como sus criterios.

Estupefactos por la abrumadora distancia que hay desde el FSLN hasta sus siglas sin significado (PLI, PLC, PC, X, Y o Z); determinan que si en Twitter son populares, ya tienen el total derecho para decir que son lo que el país necesita, por unos cuantos “retweets” de sus amigos en el exterior que los animan a “seguir luchando contra la dictadura”.

El repudio en el que envolvieron a Nicaragua es una larga cadena del más poderoso metal que jamás podrán retirar de sus tobillos. El peso es demasiado.

Últimamente están atacando, retomando el tema, a los comunicadores que informan de manera llana lo que ocurre. Un simple tuit acerca de la reunión de las autoridades de HKND para la construcción del Gran Canal de Nicaragua con líderes empresariales del COSEP y AMCHAM, fue demasiado llamativo para que un par de sus “soldados” atacaran a este servidor, con la intención de “ridiculizar” la noticia.

Obviamente, infructuoso, pues su credibilidad es solamente esa palabra escrita en cualquier idioma y fuentes de Word.

Tienen muchachos confundidos y ofensivos listos para “atacar” en Facebook, también. Utilizando la vieja artimaña de calificar como “oficialistas” a los periodistas, con vocabulario soez y sin ningún fundamento, liberando así sus demonios internos y dejando en evidencia, una vez más, su falta de carácter. No son dignos de enarbolar la bandera de un país que desea la paz y el progreso. Pero; bienvenidos sean.

Inclusos sus llamados “líderes” que “sudan la camiseta” de causas que no ameritan ni la mínima admiración por sus caracteres de conspiradores contra la nación.

PREMIOS NOBEL EN INVENCIÓN DE CRISIS

Hace un par de semanas se reunió el enorme consejo de las empresas turísticas. Tanto autoridades gubernamentales como pequeños empresarios que calificaron como exitosa la recién pasada Semana Santa.

Expusieron cómo ese período dejó grandes ganancias y plantearon nuevos retos para organizarse mejor y aprovechar las riquezas turísticas que anualmente descubre la nación. Armonía completa y una arista que duele como astilla debajo de la uña.

Con sumo desprecio los empresarios exponían cómo un periódico trataba de “meter el miedo” en los turistas sobre visitar la Isla de Ometepe. Esto debido a que uno de sus muelles está deteriorado por el paso del tiempo y el descuido de unos pocos. Pero no publicó, dicho medio de comunicación, que existe un plan de remodelación ya en ejecución sobre la isla y sus puntos de acceso.

Para ellos, el objetivo era sencillamente poner por el suelo a la nación, diciendo a los extranjeros que acá “se pueden morir”. Una misión que, de manera obvia, falló, pues los que van a la Isla de Omepete corren el único peligro de quedarse a vivir para siempre, como buen paraíso que es.

Asimismo, llama demasiado la atención una de sus noticias. Que Daniel Ortega “le tiene miedo a un levantamiento del pueblo”. ¡Por favor! Acá la gente se levanta solo para trabajar.

Si existe algún grupo que lo hace siguiendo sus historias de fantasía es porque los manipulan, degradan sus inteligencias y los “tiran” al escarnio de sus invenciones. Uno de sus instrumentos de la desestabilización convence a un humilde campesino, este le cuenta a su vecino, y así se riega la pólvora. Toda a partir de argucias.

SI EL GOBIERNO HACE, A ELLOS LES URGE DESHACER

Para estos protagonistas de sus propias novelas, muy a lo Televisa, el Gobierno no puede mover un dedo si es que ellos no aprueban cada acción. Es como si olvidaran que el Pueblo ya los desterró y los envió al rincón de los olvidados, de los que desangraron y torturaron a la economía nicaragüense, dejándole parapléjica o en coma, casi muerta pues.

El Gobierno no puede fortalecer su Ejército, porque para ellos volvemos a la guerra. El Gobierno no puede mandar a parar la tala de bosques, porque para ellos se atenta contra la industria maderera. El Gobierno no puede celebrar el cierre de las oficinas del Fondo Monetario Internacional, porque para ellos ese organismo “se va del país sin cambios de fondo”.

Entonces, ¿quiénes serán los acertados? El Gobierno Sandinista que mantiene una altísima aceptación de los votantes? ¿O ellos?; que para estos días ya hubiesen vendido la poco agua que nos queda y que poco a poco queremos recuperar.