Tragi-comedia, o suicidio político de la mal llamada oposición

Opinión: 02/09/2016

Tragi-comedia, o suicidio político de la mal llamada oposición

Autor: Nicaragua905

Juan Maltes

La mal llamada oposición en Nicaragua, liderada por su incuestionable jefe, el diario político La Prensa, llevó al teatro de lo absurdo la obra “Tragi-comedia de una paranoia o suicidio político”.

Sin límites para externar su odio, porque es lo único que les queda para sobrevivir en su carcomido corazón, el diario La Prensa y sus decenas de seguidores (debemos ser franco, porque son decenas nada más), y aunque usted no lo crea, la emprendieron contra los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), en un vuelco de amores y odios nunca antes visto ni vividos entre esos opositores y su jefe el diario La Prensa, contra la Iglesia Católica.

La verdadera causa de la verborrea de odio del diario La Prensa y sus acólitos es simple y llanamente porque los obispos en su mensaje y no carta pastoral de la semana pasada, no se pronunciaron contra el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), sobre el proceso electoral que culminará el próximo seis de noviembre con la elección de presidente y vicepresidenta de Nicaragua.

Acostumbrado en el pasado a influenciar en las decisiones de la Iglesia Católica, estos grupitos y ese periódico, enloquecieron hasta el paroxismo y La Prensa envió a sus reporteros entrevistar a sus seguidores para que atacaran a los obispos de la Conferencia Episcopal por desviarse de sus órdenes. Es decir, por no condenar el proceso electoral presidencial en Nicaragua, que, por cierto, es uno de más transparentes en el mundo.

Incluso, una respetable señora, miembro del grupúsculo MRS, alineado en estos tiempos con la derecha recalcitrante de Nicaragua, en sus declaraciones al reportero de La Prensa que estaba más que contento, se atrevió insultar al presidente de la CEN, Leopoldo Brenes, al afirmar temerariamente que “Polito está coqueteando con el gobierno (Sandinista)”. Aclaramos que en Nicaragua a los Leopoldo se les dice cariñosamente Polo, o polito.

Al ver que la sangre de hermano contra hermano no corre más en Nicaragua y que el progreso se desborda por todo el territorio nacional, y al ver que ya no tiene más que escribir, el diario La Prensa, en medio de su laberinto y confusión mental, hace comparaciones absurdas entre los procesos electorales de El Salvador y Nicaragua y este periódico habla de cosas sin sentido sobre caudillismos y otras locuras que ya nadie entiende.

En medio de la tragi-comedia o suicidio político que efectuó la derecha recalcitrante y en medio de su desesperación quimérica y al no saber qué hacer, y abusando de las Sagradas Escrituras, La Prensa se atrevió manipular la Palabra de Jesús el Cristo, al decir que “votar en las próximas elecciones presidenciales era ir contra el Evangelio”. ABERRANTE MANIPULACION de la Palabra Sagrada que nos dice, precisamente, NO MENTIRAS.

La verdad y solo la verdad, es que La Prensa y sus peones de los grupúsculos políticos y las también mal llamadas “organizaciones de la sociedad civil”, recibieron con claridad la consigna emanada por ese periódico de la derecha y tiraron a matar a la mayoría de los obispos por no alinearse a su pensamiento retrogrado. Y digo a la mayoría de los obispos, porque hay dos obispos que pública y abiertamente han declarado ser antisandinistas e incluso uno de ellos fue VOCERO OFICIAL de uno de los partidos llamados liberales.

Una vez explicada la tragedia por la que atraviesa el periódico La Prensa y sus nimios, podemos concluir que su odio y ceguera contra el pueblo nicaragüense es tan grande, que no entienden las grandes transformaciones que viven Nicaragua y los nicaragüenses.

Por eso, en el gran teatro de la vida, como diría el inmortal Pedro Calderon de la Barca, las ilusiones y sueños de la oposición por ver derrotado el proceso revolucionario se desvanecieron por completo, y se quedaron en un sueño que se convirtió en una tragi-comedia, que a su vez, producto de la locura y la quimera, llevó a la oposición al suicidio político.

Mientras tanto, el Barco Insignia capitaneado por Daniel y Rosario, el barco de la prosperidad contínua de Nicaragua, el Barco, de la paz, la tranquilidad, la seguridad, el Barco del combate a la pobreza, continúa su rumbo indetenible y hará una parada el próximo seis de noviembre, para que Daniel y Rosario sean proclamados Presidente y Vicepresidenta de Nicaragua, para después continuar su rumbo sin detenerse a favor del pueblo nicaragüense.
Así es. Así será.