El no distornionar la verdad es un principio y un valor cristiano

Opinión: 05/09/2016

El no distornionar la verdad es un principio y un valor cristiano

Autor: Nicaragua905

Rev. Miguel Ángel Casco

Los cristianos evangélicos y especialmente los pastores en medio de cualquier circunstancia estamos llamados a salvaguardar el testimonio del Evangelio para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado y seamos tenidos por dignos del reino de Dios.

Ante los más recientes acontecimientos no puedo callar, debo alzar mi voz para pedirles a mis hermanos pastores y dirigentes evangélicos a no distorsionar la verdad, a que sigamos el consejo apostólico de “saber escuchar, no ser rápidos para hablar, saber discernir” (Santiago 1:19, 1 Tesalonicenses 5: 21) y por sobre todo a no convertirnos en rehenes de la mentira. Aunque en mis más de 40 años de haber asumido el compromiso del ministerio de la predicación del Evangelio de Reino no he visto que algún miembro o pastor haya sido sancionado o puesto en disciplina por mentir, aun así la mentira es un pecado con las mismas implicancias del que roba o mata. Porque el que dijo” No mataras”, también dijo “No mentiras”.

Ante las normativas originales que representantes del gobierno dieron a conocer a un sector de la pastoral con las que se procuraba ordenar el ingreso al país de religiosos en tarea misionera, algunos han mentido por desconocer la verdad, otros lo han hecho al convertirse en caja de resonancia del periódico La Prensa y otros lo hacen con la intención clara de confundir y tergiversar la verdad.

Me remito a los hechos y al conocimiento de la verdad para poner sobre la mesa y encima del candelero los hechos a fin de que podamos reflexionar con el entendimiento en busca de la verdad. Pero también se hace necesario incorporar un análisis global que nos dé una perspectiva más integral del asunto.

1. Varios pastores en público y en privado afirmaron y divulgaron por las redes sociales como verdad y con ribetes apocalípticos que el presidente de la Republica Daniel Ortega había aprobado una Ley para restringir y bloquear la entrada de los misioneros a Nicaragua. Otros fueron más lejos afirmando que eso era el inicio de una gran persecución para la fe por parte del gobierno sandinista y comenzaron a demandar que la ley fuera derogada. Dicha afirmación fue falsa, no es verdad, es una mentira y por ende es un pecado. No es verdad que el Presidente Daniel haya aprobado una ley sobre dicho tema. De conformidad a la Constitución de la Republica, para que una iniciativa del Ejecutivo se convierta en Ley, esta debe ser enviada por el Presidente a la Asamblea Nacional para su discusión y aprobación y luego ser publicada en LA GACETA diario oficial.

Pero es necesario preguntarse: ¿Cuál fue la intención de afirmar al mundo que el Presidente Daniel había aprobado una ley que bloqueaba la entrada de misioneros? Lo hicieron por ignorancia, por ingenuidad o por intenciones políticas.

2. Otros hablaron de un Decreto Presidencial con los mismos fines del punto No 1-
La verdad es que no era Ley ni Decreto, sino una normativa administrativa con la que se trataba de “Facilitar el Ingreso y Egreso Organizado y Seguro a Nicaragua de Iglesias, Denominaciones y Congregaciones… Con el objetivo de atender y facilitar de manera eficiente el ingreso y egreso al territorio nacional de los religiosos”. La misma a mi criterio por la manera que se comunicó inicialmente generó preocupación y confusión en amplios sectores religiosos del país. Pero una cosa es expresar preocupación por un hecho con planteamientos firmes y otra cosa es tergiversar la verdad.

3. En la reunión del martes 30 de Agosto entre un una nutrida delegación de pastores y representantes del gobierno, se escucharon voces disonantes y altisonantes por parte de algunos pastores. Por su parte los representantes del gobierno mostraron capacidad de escuchar, sensibilidad ante los planteamientos serios que muchos pastores hicieron y en nombre del gobierno tuvieron la humildad de pedir disculpas y perdón, por la manera inconsulta que se había dado a conocer el primer documento de tres páginas. De esa reunión creo que muchos pastores salieron pastoréanos por la actitud y el mensaje que dio el Cro y Diputado Edwin Castro llamando a la humildad y a la búsqueda de un conceso en pro de la seguridad de la nación. Concluyendo la reunión en la necesidad de seguir evaluando de manera conjunta, con un espíritu de fraterno ya no las normativas originales - las que fueron abolidas- sino un formulario sencillo que como una carta enviaran a gobernación las iglesias que inviten a misioneros o religiosos extranjeros.

ALGUNAS CONSIDERACIONES Y VALORACIONES RELACIONADAS:

1- Entender la denominación de “misioneros”:

El típico misionero que venía al inicio de la evangelización no es el mismo que viene en la actualidad, aquellos primero pasaban por un proceso de formación bíblico-teológico antes de venir a realizar misiones a Nicaragua. Antes del triunfo de la Revolución la mayoría venían a dirigir a las iglesias en su práctica doctrinaria y hasta administrativa. Fue –gracias a Dios- con el triunfo de la Revolución en el 79 que la dirección de las denominaciones pasó a mano de los nacionales. En aquella época los misioneros venían a establecerse por tres o más años haciendo labor de evangelización, capacitación etc. Ahora los misioneros ordenados vienen hacer trabajos de acompañamiento y de apoyo en algunas áreas, pero en la mayoría de los casos los que hoy entran como “misioneros”, son en su mayoría miembros de alguna iglesia en el exterior, en otros casos son brigadas de jóvenes estudiantes, o brigadas médicas, pero que no tienen el status oficial de misionero abalado por las oficinas o ministerios centrales de sus denominaciones, entonces cuando algunos pastores hablan de 300 o 500 misioneros que vienen a Nicaragua, no se están refiriendo al típico misionero que viene por varios años a trabajar al lado de los nacionales. Este es un punto en el que hay que sincerarse y hacer la diferencia necesaria entre un misionero ordenado que viene a establecerse a Nicaragua para acompañar a las iglesias y brigadas de hermanos evangélicos que por amor y solidaridad, vienen por unos cuantos días a brindar apoyo en áreas sociales de las iglesias o en el construcción de templos.

2- Lobos vestidos de ovejas:

No todos los miembros de una delegación de religiosos extranjeros son conocidos por el pastor que los invita, asunto que se presta para que los lobos vestidos de piel de ovejas se infiltren – como en efecto ya ha sucedido. Esto no es nuevo y los pastores deben de tener mucho más cuidado para proteger a sus iglesias. Se dé casos de “misioneros” o de “evangelistas” extranjeros que cubiertos bajo el ropaje religioso han cometido ilícitos, porque lamentablemente en las mayorías de las congregaciones hay una carencia del espíritu de discernimiento y facilitan el espacio de sus iglesias a personas que andan en pecado y cometiendo ilícitos. Es por ello que se hace necesario un mínimo de control y que las autoridades de gobierno sepan que la iglesia nacional que invita va a responder por los ciudadanos extranjeros que vienen a trabajar a Nicaragua bajo su cobertura en áreas misioneras.

3- Que dicen los verdaderos misioneros:

Es interesante contrastar la posición de algunos pastores nicaragüense con la posición de misioneros de Los Estados Unidos y de Canadá, quienes al darse cuenta de las normativas, varios se comunicaron conmigo para decirme: “Hermano, para nosotros no hay problema en facilitar los datos que se solicitan, amamos a Nicaragua, somos una iglesia seria, no tenemos nada que esconder, somos carta leídas” ¡qué muestra de transparencia! Es bueno preguntarse entonces ¿ por qué si esa es la posición de misioneros ordenados que pertenecen a iglesias e instituciones serias, hay pastores nacionales que ven como un delito facilitar la información al Ministerio de Gobernación?

4- La Región es una olla de presión:

Nicaragua por su posición geográfica queda en el centro y es el paso obligado de los que vienen por vía terrestre del norte y del sur. En este momento hay varios miles de inmigrantes africanos y de otras nacionalidades que están acampando en Panamá y Costa Rica buscando cualquier forma y manera para entrar a Nicaragua. Paralelo a eso, en los países del triángulo del norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) han conformado una alienación de sus ejércitos para dar cobertura a más de 300 kilómetros con el afán de neutralizar a las diversas formas de actuar de las maras. A todo esto debemos de sumarle todas las estrategias y métodos sin escrúpulos que utiliza el crimen organizado para llevar acabo sus acciones a costa del cualquier precio. Todo esto nos obliga a tomar en serio el consejo de Jesús: “Sean astutos como serpiente y sencillos como palomas” (San Mateo 10:16) La palabra en griego que Jesús utilizó fue “Pronimos” que significa: Prudente, Cuidadoso, Sagaz, Pensante, Discernidor, Inteligente y Sensible. Los pastores y dirigentes religiosos no debemos ni podemos ser ingenuos en pensar y creer que el crimen organizado en sus múltiples expresiones y modalidades no tiene una estrategia para utilizar la cobertura religiosa para llevar a cabo sus propósitos y si alguien piensa a si es hora que despierte. No hay cosa más sencilla que ponerse una camisa blanca, una corbata negra y clonar una credencial ministerial de cualquier denominación y decir “yo soy pastor, soy evangelista, soy misionero o soy ungido de Dios como dijeron algunos en Ayapal y que después aparecieron en El Viejo” Si en categoría bíblica no son los dones pruebas o evidencia de la relación con Dios, si no los frutos, de igual manera una credencial que alguien porte no es evidencia fiel que es realmente un ministro de una u otra iglesia. Por tanto no nos descuidemos, ni descartemos que en este contexto de presión que vive la región muchos lobos estén buscando pieles de ovejas para vestirse y disfrazarse de corderos para entrar a Nicaragua bajo cualquier cobertura incluyendo la religiosa.

5- Motivo, razón y circunstancias:

Ante el actual estado de cosas no tengo duda que, para que el Gobierno que preside el Comandante Daniel Ortega, se viera obligado en aplicar dicho instructivo en medio de un contexto electoral tuvo que tener fuertes motivos y razones para encender un bombillo rojo y alertar de la situación como una acción preventiva, sin esperar que algo suceda para luego reaccionar de manera tardía y lamentarse después. Creo que una de las virtudes del gobierno es la seriedad y responsabilidad con que asume los asuntos, máxime aquellos que están ligados con la seguridad de la nación.

6- Muro de contención:

Gracias a Dios que Nicaragua hasta hoy es el país más seguro de la región, en medio de tanta convulsión mundial y regional, somos un remanso de paz y podemos movernos en un ambiente de mayor seguridad que en el resto de la región, para quien no lo crea ahí están las estadísticas, en los países del triángulo del norte por cada 100 mil habitantes se comenten más de 80 homicidios y en Nicaragua la cifra es de 8, por cada 100 mil habitantes, 72 menos que en dichos países. La seguridad de cual hoy gozamos es un tesoro de gran valor que debemos cuidad y proteger minuto a minuto y en ningún momento descuidarlo. Dicha seguridad no es producto de la casualidad o de acciones mágicas, la misma es producto de la implementación de todo un plan, de un sistema en el que tanto el Ejército como la Policía cumplen un rol protagónico y estratégico. Pero es importante entender que la defensa de la seguridad que hoy tenemos no le corresponde únicamente a las instituciones armadas,, sino que es un deber de todos los sectores organizados, de cada ciudadano poner su grano de arena en dicha lucha a lo largo y ancho del país. Es por ello que la iglesia evangélica como parte de su misión evangelizadora, de paz y reconciliación debe contribuir en este momento con un mecanismo sencillo como es el de llenar un formulario con los datos básicos de sus invitados del exterior. Al final redundara en beneficio para todos, tanto para los invitados como para los que invitan.

7- Instancia Interlocutora del gobierno:

La Biblia dice que “los que aman a Dios, todas las cosas ayudan para bien”. Esto es algo que podemos aplicar en las actuales circunstancias. Ante el hecho que la Iglesia Evangélica no tiene una jerarquía que la represente en su conjunto y porque no existe una organización evangélica que represente y aglutine a toda la pastoral o a todas las iglesias. El gobierno ha tomado una decisión muy sabia de aceptar la propuesta de integrar una representación de liderazgos representativos, donde aunque no esté el cien por ciento de los evangélicos representados, si sea una instancia que genere consenso en la busca de solución, y ojala que dicha instancia no sea únicamente para evaluar esta coyuntura sino que la misma se pueda consolidar para realmente convertirse en una instancia interlocutora con el gobierno. Dicha instancia no debe tener intenciones prebendarías, sino el aportar propuestas y acciones serias en el quehacer nacional, en la búsqueda de consensos por el bien común.

Para la reunión que está prevista realizarse para el 20 de este mes, debería estar presente el presidente y el secretario de cada una de las denominaciones, iglesias y organizaciones invitadas. Entre las denominaciones invitadas deberían estar: Las Asambleas de Dios, La Iglesia de Dios, Iglesia Morava, Iglesia Luterana, La Convención Bautista, La Iglesia Adventista, La Iglesia Centroamericana, La Iglesia del Nazareno, Iglesia Coreana Presbiteriana. Entre las Iglesias locales Invitadas deberían estar: Comunidad Hosanna, Centro Apostolar Cristiano, Iglesia Casa de Mi Gloria, Y entre las organizaciones conciliares que aglutinan a pastores e iglesias deberían estar; El Cepad, La Alianza Evangélica, El CIETS, La Federación de Iglesias, La Coordinadora Evangélica Nicaragüense y el CNPEN. Solo aquí tenemos a 18 instancias que de manera conjunta representan si no al cien por ciento de las iglesias, pero si a la inmensa mayoría lo que vendría a coadyuvar en la búsqueda de un conceso en temas y casos de interés nacional. Siendo solícitos en la fe, no buscando el bien propio sino el de los demás.

Rvdo. Miguel Ángel Casco González

Presidente de la Coordinadora Evangélica (CEPRES)