El Día Más Grande

Opinión: 12/09/2016

El Día Más Grande

Autor: Nicaragua905

Enrique Armas Rosales

Septiembre, mes de grandes victorias en el deporte. El mes de la cuarta corona del Chocolatito.

Este sábado, Nicaragua, con el favor de Dios, podría vivir su día más glorioso en la historia del deporte: la cuarta corona del Chocolatito González en el boxeo profesional.

Este sábado, en el fabuloso forum de Los Angeles, el mismo coliseo donde Alexis ganó su primera corona noqueando a Rubén Olivares, nuestro Chocolatito González tiene una cita con la historia: convertirse en el primer boxeador nicaragüense en ganar cuatro títulos mundiales en cuatro categorías distintas.

En septiembre del 2008, ante los ojos de su maestro Alexis Argüello, su pupilo Román González ganó su primera corona del mundo, noqueando en Japón a Yutaka Nida. Y fue precisamente un 15 de septiembre, y de madrugada, como cuando Alexis le ganó a Kobayashi en Tokio, a las cinco de la mañana y nadie durmió en Nicaragua para ver la pelea. Eran tiempos en que los chavalos no comprendíamos cómo en Japón era de noche y en Managua apenas salía el sol.

Las carreras del Flaco y del Chocolate siempre han estado entrelazadas. Más allá del maestro que hizo al alumno.

Ambos idolatrados en México.

Ambos idolatrados en Japón.

Ambos, grandes verdugos de una gran cantidad de peleadores mexicanos.

Ambos, respetuosos, serenos, sencillos, admirados por la crónica deportiva mundial.

Cuando Alexis ganó su primer campeonato, el 23 de noviembre del año 1974, todos estábamos comenzando los rezos a la Purísima Concepcion de María.

Cuando Alexis venció al Bazooka Limón en julio de 1979 en el Garden de Nueva York, el pueblo, vanguardizado por el FSLN, estaba apenas a días de terminar con la dictadura somocista el 19 de julio.

Tres coronas Alexis, tres coronas el Chocolate, un solo pueblo aplaudiendo sus victorias. Un mundo entero admirando su calidad.

La victoria más famosa de Alexis fue su triunfo sobre el mexicano Rubén Olivares. Este sábado, Chocolatito puede lograr su triunfo más importante, y siempre con un mexicano en el camino.

Pero en esta ocasión Cuadras no es Olivares, y Chocolatito es ya tan grande como Alexis Argüello.

Por eso, fundamentalmente, es que todos los nicaragüenses confiamos en la victoria de nuestro nuevo Gran Campeón, de nuestro joven Orgullo Nicaragüense, como sabiamente lo bautizó Jimmy Lennon JR., el anunciador de peleas más famoso del planeta.

Este sábado, todos vamos a sentirnos mas identificados que nunca con la alegría de ser nicaragüense.

Nos vamos alegrar como el 28 de julio, cuando Denis Martínez le tiró su juego perfecto a los Dodgers en Los Angeles.

Nos vamos a alegrar como el 3 de diciembre, cuando Julio Juárez y la selección de Nicaragua le ganaron a cuba 2 x 0 en el mundial de beisbol de Managua.

Nos vamos a alegrar como la noche que le ganamos a Jamaica en futbol en Kingston.

Nos vamos a alegrar como la noche que Ricardo Mayorga noqueó al numero uno del mundo, a Vernon Forrest, que venía de ganarle dos veces a Shane Mosley.

Nos vamos a alegrar, como la madrugada que Rosendo le ganó a Chana en Tailandia

Nos vamos a alegrar como la noche que el mismo Rosendo mandó a la lona al finito en México.

Nos vamos alegrar como la tarde que Michelle ganó su medalla en la natación de los Juegos Olímpicos.

Nos vamos alegrar, como la noche que Denis ganó su juego 245.

Vamos a dar brincos como cuando Cheslor pegó su primer jonrón.

Nos vamos a alegrar como cuando Padilla tiró en el Juego de Estrellas.

Nos vamos amos a sentir, como cuando Benard conectó su jonrón con bases llenas y dejó tendidos a los Dodgers.

Como cuando Porfirio blanqueó a Cuba 5 x 0 en el mundial de Colombia.

Como cuando Green ganó el título de bateo en la liga profesional mexicana y lo bautizaron el nuevo Roberto Clemente.

Nos vamos a alegrar como cuando la racha de victorias de Erasmo.

Vamos a ser felices como cuando vimos a los chavalitos del beisbol ganarle a medio mundo en China, en México y en Managua.

Nos vamos alegrar como cuando las grandes jugadas de Evert Cabrera en los mejores estadios de grandes ligas.

Sinceramente, hemos leído y leído a nuestros poetas, pero nunca supimos de ninguna afición de Ruben Darío por el deporte, pero algo visionó el poeta cuando escribió “Si la patria es pequeña, uno grande la sueña”.

Es obvio que Felix Rubén vio venir en el camino, a Alexis, a Denis, a Chocolate, a los chavalitos del béisbol, a Orlandito con sus pesas, a Cheslor, a Padilla, a Michelle y a todas nuestras estrellas.

Por esas grandes Victorias, es que este 10 de septiembre, está llamado a convertirse, en el día más grande en la historia del deporte nicaragüense. El día de la cuarta corona mundial del Chocolatito González.