Imitadores de Adolfo Díaz

Opinión: 23/09/2016

Imitadores de Adolfo Díaz

Autor: Nicaragua905

Consuelo Sandoval

Una vez más, la derecha vende patria y traidora, incentivó la aprobación de una ley injerencista conocida como Nica Act para que a Nicaragua le cercenen los recursos que provienen de organismos internacionales, en dónde, Estados Unidos tiene el injusto poder de veto.

También limitaría la inversión extranjera en nuestro país.

Esta no es la primera vez que los imitadores del traidor Adolfo Díaz, recurren a la intervención yanqui para hacerse del poder porque no han podido conseguirlo en las urnas.

En década de los ochenta la derecha recalcitrante propugnó y alentó la guerra contrarrevolucionaria contra el pueblo de Nicaragua que provocó miles de muertos, lisiados, huérfanos, viudas, desplazados, pobreza y multimillonarios daños materiales.

Obviamente que la nefasta legislación Nica Act, fue aprobada en primera instancia por la Cámara de Representantes a escasas semanas de las elecciones nicaragüenses previstas para el próximo 6 de noviembre con el claro propósito de infundir miedo a los electores a quienes pretenden hacer creer que Estados Unidos nuevamente nos hará la guerra y por ende intentan restar respaldo popular al Frente Sandinista, virtual ganador de los comicios nacionales.

Traidores y cobardes

La inmoralidad de estos descarados e inescrupulosos no tiene límites.

Después de promover tan funesta ley, ahora los traidores y cobardes se rasgan las vestiduras e intentan culpar al gobierno del presidente Daniel Ortega de ser el causante de semejante aberración, según su principal vocero el diario La Prensa.

Quieren omitir que fueron los “representantes” de la extrema derecha quienes en sendas delegaciones se fueron a Washington a cabildear contra Nicaragua ante el tonto útil del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro y ante algunos congresistas enemigos de nuestro pueblo. 
Ni los gringos, ni la extrema derecha, están interesados en el respeto a los derechos humanos, ni les importa el bienestar del pueblo nicaragüense.

Estados Unidos utiliza a los serviles y lacayos nativos para reinstaurar en el poder a sus monigotes que garanticen los intereses yanquis en nuestro país.

En cambio, los derechistas actúan no porque estén preocupados por el prosperidad del pueblo, por el contrario, con sus acciones lo único que buscan es recobrar el poder para beneficiar a sus cúpulas y élites corruptas.

La aprobación de esa legislación estadounidense impulsada por estos “preocupados” generaría desempleo, miseria, hambre, pobreza, resurgimiento del narcotráfico, crimen organizado, analfabetismo, prostitución y migración de nuestros compatriotas.

Es decir, todos los vicios y males sociales que ocasiona el capitalismo.

Y los “preocupados” lo saben.

Métodos fracasados

Por tal razón, si realmente estuviesen preocupados por el pueblo, estarían respaldando todos los programas y proyectos que promueve y ejecuta la administración del presidente Daniel Ortega, quién ha garantizado un crecimiento sostenido del Producto Interno Bruto (PIB); estableció la gratuidad de la salud y la educación; redujo de la pobreza y en consecuencia ha forjado progreso y bienestar para sus compatriotas; ubicó a Nicaragua como el país más seguro de Centroamérica; ha combatido efectivamente el narcotráfico, el crimen organizado, entre otros muchísimos logros alcanzados por voluntad política del gobierno sandinista.

Estamos en el siglo XXI y esas formas de chantaje político y presiones económicas fracasaron.

Sino que los gringos vean sus propios ejemplos.

Impusieron durante más de cincuenta años, un criminal bloqueo económico, comercial y financiero, a la Cuba revolucionaria de Fidel y Raúl Castro.

La historia demostró que los cubanos ganaron esa batalla porque Fidel y Raúl continúan en el poder.

Mientras, los yanquis intentan derribar esa estructura que fracasó pero que ha provocado mucho dolor y sufrimiento al pueblo caribeño.

No cometan los mismos errores.