La vuelta al mundo en Ochenta Díaz

Opinión: 19/10/2016

La vuelta al mundo en Ochenta Díaz

Autor: Nicaragua905

Marcela Pérez Silva

"El que no lee -decía Umberto Eco-, a los 80 años habrá vivido una sola vida: la propia. En cambio el que lee habrá vivido 5000 años. Porque la lectura es la inmortalidad hacia atrás".

Aldo Díaz-Lacayo, mi maestro, mi amigo, mi confidente, mi asesor, mi cómplice, mi jefe y mi compañero querido no sólo "ha leído todos los libros" (como aquel delicioso personaje de Julio Cortázar) sino que lleva escrita buena parte de ellos, intentando atrapar los hitos fundamentales de la historia de Nicaragua para poder, desde el pasado reciente y aún del más remoto, explicar el presente y combatir la plaga del olvido que quisieran imponernos los que le tienen miedo a la memoria de los pueblos...

Hombre de letras pero también de acción, Aldo Díaz se alistó, siendo muy joven, en la guerrilla del General Ramón Raudales: veterano soldado del General Sandino. Aldo sobrevivió a dos guerrillas, a una dictadura genocida, a 17 años de neoliberalismo y a un trasplante de riñón.

Además de ejemplar esposo, amoroso padre y abuelo, Aldo es un historiador brillante, un acucioso editor, orgulloso librero, ratón de biblioteca, memorable memorioso, embajador de lustre, negociador de paz, e ideólogo del mundo que necesitamos y él sabe posible.

Y así van transcurriendo los días de Aldo Díaz: viendo desfilar el mundo frente a la Libreria Rigoberto Lopez Perez, desde su "banca - aleph" (el punto que contiene todos los puntos) donde se puede ver, al mismo tiempo, todos los lugares desde todos los ángulos y en todos los tiempos: ¡el microcosmos del universo!; recibiendo amigos y detractores; explicando razones; compartiendo documentos, disfrutando de la amistad y el respeto de todos.

Lima, 18 de octubre, 2016.