El imborrable legado de Michelle Richardson

Deportes: 29/11/2017

El imborrable legado de Michelle Richardson

Autor: Gerald Dávila Rivas

La grandeza de una gesta suele tener recuerdo imperecedero, la gloria no desaparece  y el ídolo no muere, la historia da cuentas de eso.  Sino pregúntenle a Michelle Richardson,  quien lloró de emoción el día que le informaron que el complejo de piscinas ubicada contiguo al Polideportivo Alexis Argüello,  llevará su nombre. 

Lee más: Nuevo Complejo de piscinas llevará el nombre de la nadadora Michelle Richardson

Es el mejor homenaje que se le puede hacer a la sensacional nadadora que  derramó lágrimas de tristeza en 1984 al conocer que le fue negado representar a Nicaragua en los Juegos Olímpicos de  los Ángeles. Pese a la frustración,  el ADN competitivo de Richardson no le permitió renunciar, por eso no tuvo otra opción  que aceptar la invitación que le ofreció los Estados Unidos.

Michell se colgó en el pecho la medalla de plata en esas olimpiadas  en los 800 metros libre y vio recompensada las extenuantes horas que pasaba entrenando en la piscina.  Pero sabía que esa era la única manera de alcanzar la cúspide. Al final el trabajo tuvo su recompensa, pues el sacrificio  valió para ser la atleta más grande de todos los tiempos nacida en Nicaragua.

Te interesa:Selección guatemalteca de remo arriba a Nicaragua para Juegos Centroamericanos

 Los  logros de la nadadora pinolera son difíciles de emular,  aún en estos tiempos, en los que incansablemente las delegaciones pinoleras fracasan constantemente en la búsqueda de una presea olímpica. No todos los días nace en Nicaragua una Michelle Richardson, a sus 48 años es toda una leyenda para el olimpismo nacional y una referente para los soñadores que la ven como un ejemplo a seguir.

El complejo de piscinas será inaugurado en los próximos días y  tendrá a Richardson como invitada de honor, unas palabras de ella podrían inspirar al equipo de nadadores  que competirá en los Juegos Deportivos Centroamericanos y  los atletas en general. Richardson puede sonreír,  no contener la alegría, dar un profundo suspiro de  satisfacción y decir que valió la pena…